¿El anuncio del Evangelio ya no conlleva acentos doctrinales y morales?

Los preceptos negativos tienen gran papel en la formación moral del hombre. Sirven para recordarle que es finito, contingente y pecador, hecho para obedecer amorosamente a un Ser absoluto que lo creó y gobierna según designios insondables. El humilde reconocimiento de esta condición evita al hombre cualquier sobresalto cuando una autoridad religiosa o aquellos que le son superiores le indican en nombre de Dios normas que deben ser cumplidas, lo cual es natural para quien comprende esta verdad y se sabe necesitado de auxilio para no caer en errores. Cerrar los ojos a esta ley de la condición humana es concebir la existencia de manera equivocada: “Ignorar que el hombre posee una naturaleza herida, inclinada al mal, da lugar a graves errores en el dominio de la educación, de la política, de la acción social y de las costumbres.” (Catecismo de la Iglesia Católica, n. 407)

¡No! Esta corta palabra que los humildes oyen como normal se hace muy dura a los orgullosos, aunque les sea dicha por un motivo justo. Nuestro siglo intenta de todas formas difundir la idea que la felicidad es imposible con normas morales severas como son las de la Iglesia, que incluso alguien ha llamado recientemente “ética estoica” y “catálogo de pecados y errores”, además de otros calificativos que demuestran muy poca consonancia con la enseñanza católica sobre el actuar humano.

Sin embargo, el Papa Juan Pablo II dejó las cosas muy claras en la Encíclica Veritatis splendor, n. 13: “El ‘no matarás, no cometerás adulterio, no robarás, no levantarás falso testimonio’, son normas morales formuladas en términos de prohibición. Los preceptos negativos expresan con singular fuerza la exigencia indeclinable de proteger la vida humana, la comunión de las personas en el matrimonio, la propiedad privada, la veracidad y la buena fama. Los mandamientos constituyen, pues, la condición básica para el amor al prójimo y al mismo tiempo son su verificación. Constituyen la primera etapa necesaria en el camino hacia la libertad”.

Lo importante en este tema es comprender que la enseñanza inmutable de la Iglesia con respecto a la moral no es equiparable a “acentos doctrinales o morales que proceden de determinadas opciones ideológicas”. Mucho más que eso, son leyes basadas en la enseñanza de Jesús: “En verdad, en verdad os digo: todo el que comete pecado es esclavo del pecado” (Jn 8, 34), y en la profunda comprensión de la necesidad de la gracia para rescatar al hombre de sus propias miserias.

Si hoy está de moda querer las cosas “con olor a Evangelio”, entonces es muy oportuno recordar en que consiste este perfume: sin duda, en el cumplimiento de la ley por el amor, sea ella positiva o negativa, como enseña Santo Tomás en su magnífico comentario al Decálogo: “Es doble el orden de los divinos mandatos. En efecto, algunos son afirmativos, y la caridad los cumple, porque la plenitud de la ley que consiste en los mandamientos, es el amor, por el cual se les observa. Otros son prohibitivos, y también éstos los cumple la caridad, porque, como dice el Apóstol en I Cor 13, 4, no obra ella falsamente”.

Entremos en el nuevo estudio del Denzinger-Bergoglio para entender este aspecto fundamental de la doctrina católica: entra aquí.

Print Friendly, PDF & Email

15 thoughts on “¿El anuncio del Evangelio ya no conlleva acentos doctrinales y morales?

  1. Mas que asombrarme de todas las incongruencias de Bergoglio,me sorprende mas la ingenuidad de sus pobres seguidores,tan ciegos,tan torpes,realmente no quieren ver la triste realidad que muestra día a día su “santisísimo papa”. La oración que se debe hacer por ese señor es para que renuncie pronto y que sus malévolas intenciones no sigan perjudicando a los ingenuos,sus fieles borreguitos.

  2. Todo aquel que tenga cierto conocimiento religioso sabe cual es tipo de pensamiento luterano, lo que ha llevado a que surjan como callampas innumerables “iglesias”. Lo que persigue Bergolio es la división de la iglesia verdadera, la que Cristo fundó al aceptar el sacrificio por nuestros pecados, incentivando que cada pastor interprete a su libre albedrío las escrituras y no tome en cuenta la tradición y la doctrina que nos recuerdan la labor que cada uno tiene para la salvación propia y de los demás, lo que conlleva la perdición y condenación de muchas almas con la finalidad de agradar a Bergolio, no a Dios, con el propósito de dividirla, la división la hace más vulnerable, para derrotarla.

    No me incomoda que me califique de farisea, de tradicionalista, si esto me lleva a estar más cerca de Mi Señor, prefiero que me juzgue por mi fidelidad no por ir en contra de lo establecido por Él.

  3. Si se lee detenidamente el texto el mismo pone el acento exclusivamente en el Evangelio no en las Sagradas Escrituras junto con el Magisterio de la Iglesia y con la Iglesia que son los tres pilares que permiten acceder al conocimiento auténtico de Dios y de la moral y la doctrina católica.
    Hay una cierta caída en un pensamiento más bien luterano.
    Esto de reconocer que la economía de la salvación nos llega por la Sagrada Escritura, el Magisterio y la Iglesia creo que es un conocimiento al alcance de todo católico.
    Ahora dejar de lado los tres elementos para centrarse en el Evangelio y en su predicación es en principio un error grande que lleva a una confusión en cuánto a cómo conocer a Dios para poder amarlo pues no se puede amar lo que no se conoce y con el evangelio solo no es suficiente para conocer a Dios.
    Por ahí se puede ver una deformación de la religión que se emparenta con su idea de que todas las religiones son manifestaciones de Dios a la forma de un poliedro y que salvan.
    Quienes quieren no ver estas herejías no son verdaderos católicos y se hacen los distraídos para pasarla bien. Corrijan cualquier error que pudiera haber cometido, por favor.

  4. Muchos ven errores donde no los hay. Hasta ahora nada de lo que el santo Padre Francisco ha dicho me ha hecho apartar del cumplimiento de los mandatos del Señor, ni me ha hecho creer nada distinto de lo que hasta el presente he profesado en mi Iglesia católica. Que él ponga el acento enciertos matices, no quiere decir que desprecia todo lo demás. Pero cuando ya se tiene una predisposición contra lo que el Papa diga, se ven “errores” donde no los hay.

    • Luis, yo creo que al entrar a esta interesantísima página es porque seguro el Espíritu Santo te está moviendo a la Verdad, Verdad que deberás descubrir por tí mismo, leyendo todo lo que se te presenta en el comentario que tuvo a bien hacerte Denzinger-Bergoglio, no te cierres a esta Luz que ahora te inspira el Espíritu Santo. Bendiciones.

  5. “Cada verdad se comprende mejor si se la pone en relación con la armoniosa totalidad del mensaje cristiano, y en ese contexto todas las verdades tienen su importancia y se iluminan unas a otras”, dice el irreverente Bergoglio. Más, la verdad es objetividad pura, es Dios hablándole al hombre sin establecer ningún tipo de ‘conexión’ obligado entre una enseñanza y otra.
    Es muy sencillo, Bergoglio lleva la Palabra Divina a lo meramente humano y natural, por lo tanto, termina interconectando sentencias de Dios con el mero fin de armar su historia protestante, comunista y masónica.
    Para Bergoglio, poe ejem., los pobres de las Bienaventuranzas son los pobres materiales; empero la verdad es muy distinta: los pobres del Evangelio son los pobres de espíritu, es decir, aquellos que se han despojado de sí mismos (de su humanidad) e imitan a Cristo en sus vidas. Después, para Bergoglio la justicia de las Bienav. es sinónima a la justicia terrenal, a la justicia de los hombres… Empero, la verdad es la que es: “Busca primero el Reino de Dios y su Justicia Divina”…
    Bergoglio naturaliza lo divino, inventa su propio Evangelio, y así, cuenta una historia carnal, meramente temporizada que gusta a todo el mundo (y lo lo que menos hace todo el mundo es llevar una vida espiritual).
    Bergoglio retuerce la verdad, relata el evangelio que se ha inventado, y así lleva adelante su plan de destrucción sobre la iglesia católica… Total, según él, Dios es “el Dios de las sorpresas”, por lo tanto, lo que es azul -en la teología demoníaca bergogliana- mañana será amarillo.

    Por eso… “¡Ay de los hijos que se apartan, dice el Señor, para tomar consejo, y no de Mí; para cobijarse con cubierta, y no de mi espíritu, añadiendo pecado tras pecado!… Pero la fuerza de Faraón se os cambiará en vergüenza, y el amparo en la sombra de Egipto en confusión… Ve, pues, ahora, y escribe esta visión en una tabla delante de ellos, y regístrala en un libro, PARA QUE QUEDE HASTA EL DÍA POSTRERO, ETERNAMENTE Y PARA SIEMPRE…
    Porque ESTE PUEBLO ES REBELDE, HIJOS MENTIROSOS, HIJOS QUE NO QUISIERON OÍR LA LEY DE DIOS; que dicen a los videntes: No veáis; y a los profetas: No nos profeticéis lo recto, decidnos cosas halagüeñas, profetizad mentiras; dejad el camino, apartaos de la senda, quitad de nuestra presencia al Santo de Israel. Por tanto, el Santo de Israel dice así: Porque desechasteis esta palabra, y confiasteis en violencia y en iniquidad, y en ello os habéis apoyado; os será este pecado como grieta que amenaza a la ruina… He aquí que el nombre del Señor viene de lejos; su rostro encendido, y con llamas de fuego devorador; sus labios llenos de ira, y su lengua como fuego que consume”. (Isa. 30: 2, 27)

    • Por supuesto que todas las verdades estan conectadas entre si porque el Evangelio es Jesus y todo lo que El dice es Luz Divina y una Verdad enriquece a las otras. Por ej. En el principio era la Palabra y la Palabra estaba conDios y la Palabra era Dios del EV deSan Juan y Genesis, y asi con todas las demas Verdades.

      • Teresita, ¿cree usted 100% que Bergoglio está “conectado” con toda la Verdad de los Evangelios y que no tergiversa para su -oscuro- fin la Palabra de Dios? ¿ Cómo se toma entonces usted la blasfema asquerosidad que este perseverante adefesio vomitó sobre la Virgen cuando Nuestra Señora estaba al pie de la cruz de Cristo? ¿ Y, que quiera ser más bueno que el mismo Jesús, “más le vale no haber nacido”, adencentando, e incluso santificando la figura de Judas el miserable?.

      • Claro que en su sentido más profundo el Evangelio está en irrefutable unión, es decir, en conformidad con la verdad absoluta. La palabra de Dios es una, ilimitada como lo es Dios mismo. Empero, no existe conexión –ALA HORA DE HACER SU INTERPRETACION- en cuanto a todos los pasajes bíblicos entre sí (esto no ha comprendido ud.), y lo que busca/hace Bergoglio es : UNIFICAR Y TERGIVERSAR –al mejor estilo protestante- todos aquellos pasajes que son de su conveniencia para crear sus historias (a eso me refiero cuando digo que la ‘conexión de la que habla Bergoglio es irreverente, engañosa).
        Un ejemplo, su ‘historia’ sobre los pobres –materiales para él, no espirituales-: Astutamente, tomando diversos pasajes del Evangelio -que nada tienen que ver uno con otro-, siempre lleva a su prédica comunista de los pobres. A modo de muestra:

        1-Sobre el de la “multiplicación de los panes” (Mat. 15, 29-37), un pasaje que hace referencia a UN MILAGRO DE JESÚS, Bergoglio dice:

        “Frente a la multitud que lo sigue Jesús no actúa con irritación, no dice ‘esta gente me molesta’. Sino que siente compasión, porque sabe que no lo buscan por curiosidad, sino por necesidad…. JESÚS NOS ENSEÑA A ANTEPONER LAS NECESIDADES DE LOS POBRES A LAS NUESTRAS.

        2- Luego, tomando un pasaje de Lucas (4, 18), que hace referencia a la “profecía del pasaje de Isaías sobre Jesús” – pasaje con el que sí se relaciona fehacientemente Lc. 4, 18= Isaías 61-, Bergoglio habla también de los pobres:

        “En el Evangelio de hoy, el evangelista Lucas RESUME BREVEMENTE SU ACTIVIDAD EVANGELIZADORA… Lo que sucede allí es un ACONTECIMIENTO IMPORTANTE, QUE TRAZA LA MISIÓN DE JESÚS. Él se levanta para leer la Sagrada Escritura. Abre el rollo del profeta Isaías y elige el pasaje en el que está escrito: “El Espíritu del Señor está sobre mí, porque me ha consagrado por la unción. ÉL ME ENVIÓ A LLEVAR LA BUENA NOTICIA A LOS POBRES” (Lc 4, 18).

        Siendo que el texto del Evangelio dice, en verdad, así: “El Espíritu del Señor está sobre mi, porque él me ha ungido. ME HA ENVIADO A EVANGELIZAR A LOS POBRES, A PROCLAMAR A LOS CAUTIVOS LA LIBERTAD, Y A LOS CIEGOS, LA VISTA; A PONER EN LIBERTAD A LOS OPRIMIDOS; para proclamar el año de gracia del Señor.”

        Así, este texto segundo no habla solo de evangelizar a los pobres (Bergoglio lo corta a su conveniencia). Habla además de dar vista a los ciegos, liberar a los oprimidos… ¿Esto tiene algo que ver con el milagro de la multiplicación de los panes?, NO… empero, ¡le sirven ambos para proclamar a ‘sus pobres’!

        En resumen: Bergoglio EN SU INTERPRETACION del Evangelio cambia el sentido del mismo. Lo tuerce, lo acomoda a su conveniencia. En los dos casos mencionados, dirige dos pasajes que no tienen ningún paralelismo hacia un mismo fin: ANUNCIAR SU EVANGELIO COMUNISTA DE LOS POBRES.

        “Hay algunas cosas difíciles de entender, que los ignorantes e inestables tuercen–como también TUERCEN EL RESTO DE LAS ESCRITURAS–para su propia perdición. Por tanto, amados, sabiendo esto de antemano, estad en guardia, no sea que arrastrados por el error de hombres libertinos, caigáis de vuestra firmeza” (2 Pedro 3:16)

  6. Bergoglio predica la herejía de Lutero.
    El mandato de Jesucristo es claro para hacer discípulos para Cristo hay que predicar el Evangelio del ARREPENTIMIENTO.
    Mateo 28:20 enseñándoles a guardar TODO lo que os he mandado…
    San Juan el Bautista predicó el Evangelio del arrepentimiento. San Pablo explica en el hecho de los apóstoles que el predica el Evangelio del arrepentimiento. San Pedro cuando empieza su ministerio llama a todos al arrepentimiento y Jesús empezó su ministerio llamando al arrepentimiento. En cambio el falso evangelio de Bergoglio se niega a llamar a la conversión a los musulmanes y falsas religiones y se niega a llamar al arrepentimiento. Por eso Bergoglio le lava los pies a un travesti disfrazado de mujer y le permitió que recibiera sacrílegamente la comunión.
    La Biblia nos explica que la ley está para los que violan la ley
    1 Timoteo 1:9 reconociendo esto: que la ley no ha sido instituida para el justo, sino para los transgresores y rebeldes, para los impíos y pecadores, para los irreverentes y profanos, para los parricidas y matricidas, para los homicidas, para los inmorales, homosexuales, secuestradores, mentirosos, los que juran en falso, y para cualquier otra cosa que es contraria a la sana doctrina

    1 Juan 3:4 Todo el que practica el pecado, practica también la infracción de la ley, pues el pecado es infracción de la ley.
    El mismo Jesucristo nos enseñó que El no vino a abolir la ley ni los profetas sino a darle su perfecto valor de hecho cuando Jesucristo enumera los mandamientos no los disminuye sino que los eleva la exigencia del cumplimiento de la ley a su perfección por ejemplo al pecado del adulterio Jesús agrega la prohibición de cometer adulterio en el corazón.

    Santiago 2:10 Porque cualquiera que guarda toda la ley, pero tropieza en un punto, se ha hecho culpable de todos.

  7. Hay que señalar dónde está el error intencionado de la frase de Bergoglio al decir el mismo: “acentos doctrinales o morales que proceden de determinadas opciones ideológicas”; el error está en llamar disimuladamente a la doctrina y moral de la Iglesia “opción ideológica”, no se trata de ideología sino de verdades de fe avaladas por la teología dogmática y la teología moral, no ideología (que supone falsedad, mentiras y opiniones) si se llama al magisterio “ideología” se le está llamando “cúmulo de mentiras o de cosas opinables y en principio falsas” y la doctrina y la moral católica son un conjunto de verdades y a través de la teología se alcanza un conocimiento cierto, necesario y científico de las mismas basado sobre el dato revelado.
    Luego, otro tema a tener presente es que en la Eucaristía al comer el cuerpo de Cristo se come a la Persona de Cristo y, por lo tanto, no solamente se comulga con su cuerpo y con su sangre, sino con su Persona, con su doctrina, con su moral (enseñada por el mismo Jesucristo), con su palabra, con los miembros de su Iglesia.
    Por lo tanto, si se quiere sólo la carne y la sangre (como si se tratara de magia) pero se rechaza alguna parte importante de su moral y su doctrina (como es el tema del mandamiento de no cometer adulterio o de no comulgar en pecado mortal) se rechaza a Cristo y se come la propia condenación.
    A Cristo se lo acepta o rechaza entero y no por partes, se lo acepta o rechaza con toda su doctrina y toda su moral enseñada por su Iglesia y por el mismo Jesús y no se lo puede aceptar en cuotas o por partes.

    • No se referira el Santo Padre al Fariseismo como una de esas ideologias que defienden la Ley por encima del Amor a Dios? Para mi, la frase central de su homilia es la siguiente: “El Evangelio invita ante todo a RESPONDER (RECIPROCAR) al Dios AMANTE que nos SALVA, reconociéndolo (ES DECIR, AMANDOLO EN LOS DEMAS y saliendo de nosotros mismos (EL EGOISMO) para buscar el bien de todos (LA CARIDAD). ¡Esa invitación en ninguna circunstancia se debe ensombrecer! Todas las virtudes están al servicio de esta RESPUESTA DE AMOR.

      • No, Teresita, tenés que leerlo en armonía con las aspiraciones de Bergoglio con respecto al tema de la familia, especialmente, el capítulo VIII de la exhortación apostólica Amoris Laetitia y en la interpretación del cardenal Schönborn tal como pidió Bergoglio que lo hagamos en su viaje en avión en busca de refugiados musulmanes. Si después de leer el capítulo VIII de la Amoris Laetitia seguís pensando igual es que sintonizamos distintos canales.

        • Creo que, al comulgar con las perversas maledicencias y las inocultables herejías y blasfemias de su padre “llamadme Jorge”, la intrépida Teresita -carne de cañón para mentes iniciadas-, sintoniza el canal: “TODOS AL PRECIPICIO”.
          Ella verá…

Comments are closed.