¿Una barca sin Pedro, o un Pedro sin barca?

De nuestro corresponsal en Roma

Existe un cierto simulacro de filosofía cuyo concepto más profundo se recoge en la máxima según la cual el valor de una verdad siempre guarda cierta proporción con el número de sus seguidores. Tal idea rige la capacidad de formar juicios de gran parte de nuestros contemporáneos, que no juzga necesario distinguir entre creer y opinar.

Podríamos llamarlo “hooliganismo” filosofal. En el concepto de sus exponentes, los baños de multitudes, además de la información vehiculada (e interpretada) por los medios escritos y audiovisuales, son el únicos índices fidedignos del prestigio de una verdad ante el público globalizado de nuestro siglo. Solo la ovación de las multitudes apuntaría los rumbos auténticos de la historia.

El problema es que recientemente el ruido de los medios trae consigo también un cierto rumor de fondo, de esos que asustan a los analistas y asesores políticos cuando perciben que la curva del prestigio por primera vez es descendiente dentro de un gráfico en que las encuestas sólo conocían trayectoria ascendiente.

La verdad no hace ruido.

Por eso a los “opinionistas” globalizados puede parecer sorprendente que algunos juzguen haber percibido algo que está sucediendo dentro del ámbito bergogliano.

Recientemente fueron legalizadas en Italia las así llamadas uniones civiles —primer paso para el pseudo-matrimonio homosexual— tras un debate caluroso en el cual el silencio del Vaticano llamó más la atención de muchos que todo el ruido del enfrentamiento entre las partes opuestas entre sí. El Family Day realizado en la Ciudad Eterna, marcha que congrega los partidarios de la familia tradicionalmente constituida, fue una manifestación clara —ya que hoy nos hemos propuesto hablar de fenómenos multitudinarios— de la presencia en la lucha de una multitud que seguramente hubiera querido que la voz del clero se hiciese oír. ¿Qué se debe sospechar? ¿Que tales voces no existen? ¿O que fueron calladas? Pero la principal pregunta que surge es otra: ¿Quién está realmente con Francisco? Algunos hablan de una barca sin Pedro. ¿Y si fuera lo contrario?

En el ámbito de lo político, aguas donde el obispo de Roma se moja cuando quiere y sólo con quien quiere, empiezan a escucharse opiniones que parecen haberse infiltrado en medio de la tremenda ola de apoyo con que los medios de comunicación suelen halagarlo. De acuerdo con una broma reciente de escaso valor persuasivo, los astrólogos de la Casa Blanca han estado más propensos a vaticinar la victoria de Donald Trump desde que se querelló con Francisco. De hecho, los amigos y simpatizantes de Bergoglio con el tiempo van entrando en la fila de perdedores. Cristina Kirchner, Evo Morales, Nicolás Maduro… Curiosamente, todos los amigos de Francisco encabezan partidos de izquierda que enarbolan la bandera del “pueblo”, un pueblo que más bien da señales de preferir salir de debajo de su sombra, buscando otro árbol mejor que lo cobije. ¿Será que la raíz de la verdad está destrozando poco a poco todos los caminos que Francisco se ha dedicado a asfaltar durante los últimos tres años? En el ámbito que realmente corresponde al Papado, esto es, lo religioso, más que un ruido de fondo, llama la atención un silencio que poco a poco gana un grande espacio.

Por más que Bergoglio no se sonroje ni siquiera al solapar los movimientos “rosados”, debería entender que para los católicos verdaderos, los que están dentro de la barca y no agarrados del lado de afuera, el homosexualismo militante en cada una de sus inacabables maneras de presentarse a si mismo resulta incompatible con la moral.

“Las puertas del infierno no prevalecerán contra ella”. Se refería Jesucristo a su Iglesia. Si la piedra sobra la cual el propio Cristo la fundó no se hiciese presente, la mano de Dios la sustentaría. Quizá a los “hooligans” filosóficos, hinchas del San Lorenzo o no, habría que ponérselo en palabras a la altura de su inteligencia, tal vez intentando explicarles que la partida se sigue jugando, pero el campeonato ya fue comprado, al precio carísimo de la Sangre de Cristo, lo que no le quita en nada interés al partido, muy al contrario, es señal de que no será fácil ganarla y que por momentos, como en el actual pontificado bergogliano, habrá algunos que llegarán a pensar que se corre el peligro de perderla. Más bien, desde que Francisco entró en el campo, a pesar de la ovaciones histéricas que lo acompañaban hasta ahora, el marcador está más lento. Nos recuerda aquellos políticos con un público que los aplaude mayor que el público que vota a su favor. Si quieren, un globo que pierde más aire del que entra.

En realidad, los esfuerzos del mal son inútiles. Y paradójicamente son los medios de comunicación que nos traen las piezas de ese rompecabezas que al ir siendo montado, parece resaltar lo opuesto de lo que quiere transmitir: el gran eco del silencio.

Print Friendly, PDF & Email

13 thoughts on “¿Una barca sin Pedro, o un Pedro sin barca?

  1. Le escribo porque me parece que induce a error a sus lectores, cuando usted hace referencia al pasaje bíblico donde Jesús dice: “Y las puertas del infierno no prevalecerán contra ella”; no voy a ser yo quien hable, sino el mismo Papa León XIII en su encíclica “SATIS COGNITUM” en el numeral 27:

    ———-INICIO DE CITA———

    “Por el contrario, el verdadero poder de que hablamos está declarado y afirmado con estas palabras: «Y las puertas del infierno no prevalecerán contra ella».

    «¿Qué es decir contra ella? ¿Es contra la piedra sobre la que Jesucristo edificó su Iglesia? ¿Es contra la Iglesia? La frase resulta ambigua. ¿Será para significar que la piedra y la Iglesia no son sino una misma cosa? Sí; eso es, a lo que creo, la verdad; pues las puertas del infierno no prevalecerán ni contra la piedra sobre la que Jesucristo fundó la Iglesia, ni contra la Iglesia misma»(77). He aquí el alcance de esta divina palabra: La Iglesia apoyada en Pedro, cualquiera que sea la habilidad que desplieguen sus enemigos, no podrá sucumbir jamás ni desfallecer en lo más mínimo.

    «Siendo la Iglesia el edificio de Cristo, quien sabiamente ha edificado su casa sobre piedra, no puede estar sometida a las puertas del infierno; éstas pueden prevalecer contra quien se encuentre fuera de la piedra, fuera de la Iglesia, pero son impotentes contra ésta»(78) . Si Dios ha confiado su Iglesia a Pedro, ha sido con el fin de que ese sostén invisible la conserve siempre en toda su integridad. La ha investido de la autoridad, porque para sostener real y eficazmente una sociedad humana, el derecho de mandar es indispensable a quien la sostiene.”

    ————FIN DE CITA——–

    Al entender las palabras que las puertas del infierno no prevalecerán contra la piedra en la que Nuestro Señor Jesucristo fundó su Iglesia, es decir Pedro o quienes le sucedan en el cargo como Pontífice Máximo; tenemos la certeza que un Papa nunca podrá enseñar un error, porque fue un promesa de Nuestro Señor Jesucristo a quienes llegaran a suceder a Pedro, en su oficio de sumo pontífice.

    El Papa Pío IX en su encíclica “QUI PLURIBUS” del 9 de noviembre de 1846, en su numeral 10 dice:

    ——–INICIO DE CITA———-

    “Esta viva e infalible autoridad solamente existe en la Iglesia fundada por Cristo Nuestro Señor sobre Pedro, cabeza de toda la Iglesia, Líder y Pastor; a quien prometió que su fe nunca había de fallar. Esta Iglesia ha tenido una línea de sucesión sin interrupción desde el mismo Pedro; estos legítimos Pontífices son herederos y defensores de la misma doctrina, rango, oficio y poder. Y la Iglesia está donde Pedro está, y Pedro habla en el Romano Pontífice, viviendo en todos los tiempos en sus sucesores y ejerciendo jurisdicción, y proveyendo la verdad de la fe a aquéllos quienes la buscan.”

    ———FIN DE CITA——–

    De esta última cita, se podría resumir en lo siguiente: No existe una Iglesia sin Pedro; pues Pedro es quien hace a la Iglesia; no la Iglesia a Pedro.

    Para mí desde Angello Roncalli, hasta Jorge Bergoglio, han sido antipapas; lo cual quiere decir que existe y ha existido un papa verdadero, desde entonces; es a él a quien debemos obediencia. Ese Papa se llama Gregorio XVIII, sucesor de Gregorio XVII (Cardenal Giussepe Siri, Arzobispo de Génova), quien fue electo el 26 de octubre de 1958.

    Dios permita y quiera que podamos ver claramente, en estas cosas tan importantes, pues está en juego nuestra salvación y la de muchas almas.

    Saludos,

    Luis Diego

    • Veo bien el valor de su argumento y eso, además de otras razones, me lleva a entender la sinceridad y seriedad con que analisa la referencia de esta entrada al pasaje bíblico “Y las puertas del infierno no prevalecerán contra ella”. Tocar este tema es casi como tocar en una de las llagas de Cristo y por eso creo que otros habrá quienes, al igual que yo, prefieran asumir actitud reservada ante la terrible perspectiva que significa continuar profundizando el asunto y por lo tanto prefiramos que algunos de nuestros pensamientos no pasen todavía de lo especulado a lo escrito.
      Nos parece increíble vivir el momento en que mientras un cardenal se dirige abiertamente a sus “queridos amigos masones” otro se dedica a destruir la moral familiar descaradamente, en cuanto la persona que se sienta en el trono de Pedro sea quien haya dado la señal de partida a esta especie de danza infernal dentro de la Iglesia. Definir exactamente quien queda dentro y quien queda fuera como consecuencia de sus actitudes públicas es un tema tan delicado que cualquier blog, por respetable que sea, difícilmente puede sentir ser el espacio adecuado a las serísimas consideraciones que tan severo tema conlleva. Hijos de la Santa Madre Iglesia puede haber que no por cobardia sino por el temor debido a las cosas santas juzguen que tanto el amor como la prudencia justifiquen el no llevar prisa en sacar conclusiones que solo pueden ser muy serias y que más cabrían, aún en calidad de opinión, en artículo de algún foro de derecho canónico o de teología, que en un artículo de blog donde no es de deber expresarse con el rigor técnico que ese otro nivel requeriría. Rigor que, en todo caso, sí está presente en los ya 130 estudios que en esta página han sido presentados. De cualquier manera, las premisas se acumulan con tal velocidad que los lectores, como es natural, avanzan conclusión adentro. Tendría más que decir, pero me parece más sabio no ampliar lo ya dicho y más bien dar énfasis a la gran seguridad que podemos tener con el firme apoyo que nos confirió el Verbo divino al brindarnos la promesa del “no prevalecerán”. En ella, nuestra Fe tiene espacio de sobra para levantarse sin tenerle miedo a la oscuridad de los días presentes.

  2. Para cesareo:
    La finalidad de esta página es muy clara. No pretendemos hacer de la misma palco para las ideas de cualquier uno que pase por aquí. Si usted quiere fundar una “nueva izquierda” en base a “condiciones energéticas” que sean “expresión de la physis caosmicas” para reproducir “el alma de la liberación de los hebreos esclavos de la tiranía egipcia”, será mejor que busque otro blog que quiera aceptar sus comentarios.

  3. Queridos fieles Sacerdotes…… Han sido una luz de esperanza en estos momentos tan difíciles que vivimos como Iglesia Católica. En nuestras familias hay pérdidas de fe, relajo en los valores, rechazo a lo Sagrado, un relativismo cómodo, no hay infierno, Dios perdona todo… Es misericordioso pero no aceptan qué te bien es justo…

  4. ¿Una barca sin Pedro, o un Pedro sin barca? La respuesta correcta es una barca con Pedro, y un Pedro con barca; un rebaño con su pastor, o un Pastor con su rebaño, una iglesia con Cristó, y un Cristó con iglesia. La ausencia de uno de los sujetos es una ilusión porque hasta los demonios creen en Cristó. 2625 es un número que refleja un rebaño pequeñísimo del Denzinger (el uno encontrado) mientras que las multitudes (los 99 perdidos) vagan por el mundo dejados a su suerte. El Denzinger está en su terreno elitista, dentro de la misma estructura eclesial, buscando generar la anomia pastoral, o como dice el dicho, esta es una pelea entre chinos. Una revisión crítica de todos los comentarios en todos los temas nos demuestra que es escaso, por no decir nulo, los comentarios “complacientes con Francisco”; el 99.99% son comentarios procaces.
    Es verdad que homosexualismo, aborto, ecumenismo, derechas, izquierdas, afinidad a gobernantes del socialismo del siglo XXI… son términos con contenidos no afines con la esencia del cristianismo ni con el gobierno petrino. No seamos ingenuos, el Papa Francisco es la cabeza visible de la iglesia católica pero también es la cabeza visible de un estado político porque ejerce actos de gobierno político en el concierto de las naciones; todos los papas han realizado estas funciones, más absolutistas en el pasado (desde Constantino hasta la revolución francesa) y más separados de los Estados Políticos.Si el Danzinger se horroriza porque Bergolio recibe un regalo de Evo, o no ataca a la dictadura de Castro en Cuba, ¿qué le impide aclarar a la barca de Pedro si el gobierno del Vaticano y el estatismo practicado por los papas en el concierto político de naciones, concuerda con la misión escatologica dada por Jesucristo. No metamos nuestra cabeza debajo de la alfombra para no ver que el Papa Francisco y sus antecesores ejecutan dos tipos de acciones: la de estadista como jefe del Estado del Vaticano y la de Pastor del pueblo de Dios; en otras palabras, todo Papa (incluyendo a Fransisco) ejerce una actividad política y otra actividad religiosa en concordancia con el mandato de “dar a Dios lo que es de Dios, y al Cesar lo que es del César”. Si el Denzinger anti Bergoglio logra explicar y despejar las dudas entre la acción política y la acción religiosa, estarán resueltas las cuestiones temáticas sobre la fuerte presencia del pederastrismo , homosexualidad, abortismo, mafias clericales, socialismo-comunismo en los clérigos, capitalismo globalízame, política y fe,… Parece que ya se olvidaron del juicio del Papa Juan Pablo II sobre el sistema capitalista al llamarlo “capitalismo salvaje” y al instarnos a no “temer a los poderes de este mundo”. Sigo perfeccionando mi fe en el mundo actual con los sucesos señalados en Jn 19,12. Yo no creo en el “César actual” ni en sus adlateres modernos. Recordemos siempre que los acusadores principales de Jesus fueron religiosos del Sanedrin. Y si resulta veraz lo que Denzinger manifiesta, no nos pongamos a llorar; tienen que cunplirse las profecías del fin de los tiempos malos,incluyendo la crisis y derrumbamiento de la Iglesia Católica; es el designio divino antes de la venida de Cristó, El Denzinger debería dedicarse a explicar las interacciones de Francisco a la luz del Apocalipsis, y no esforzarse colocando soportes para que no caiga la iglesia y la mundanidad.

    • ¿Explicar a Francisco a la luz del Apocalipsis? Vaya guasa. Solo si lo comparamos con “la Bestia”. A este cesareomario y su blog fracasado “chicholina” basta ver que es un mero esbirro de Pablo Iglesias y compañía. Déjese de pavadas filosóficas que hartos estamos ya de los desplantes del coletas, su jefe.

      • Este tipo de comentarios solo se da en un espacio donde los mentores esconden la cara y los comentarios pueden ser de ellos mismos bajo la apariencia de terceros. La clandestinidad cristiana solamente se dio en un contexto de persecución mortal dirigido por tiranos, dictaduras o sociedades babilonias para aplastar la voz de Cristó contra el establisment. Qué diferente la evangelización del canal católico internacional EWTN, con quien el Danzinger no tiene punto de comparación. No me interesa Pablo Iglesia ni lo conozco.Dejen la procacidad del pasquinero demoniaco y debatan con datos y referencias afincadas en la verdad de los hechos. Dios perdone y bendiga este blog.

        • El cacao mental que luce VD. es de antología. Aparte de las numerosas faltas de ortografía, sintaxis y demás, la confusión de mente que posee, es notable. Yo le sugiero que lea y se instruya un poco, y, en lugar de ese embrollo del que habla, rece un poco más. Huya de las lecturas marxistoides que utilizan expresiones y clises que ni siquiera entienden los que las escriben. Y se bien de lo que hablo. No por “censura”, palabra tabú para cierta gente, sino por salud mental. Le recomiendo vivamente la lectura diaria del Nuevo Testamento: cinco, diez minutos a lo sumo. Verá como poco a poco se le irá aclarando la cabeza, y verá las cosas de otro modo. E incluso, redactará mejor.

    • “Una revisión crítica de todos los comentarios en todos los temas nos demuestra que es escaso, por no decir nulo, los comentarios “complacientes con Francisco”; el 99.99% son comentarios procaces.” Procaz su Jorge Mario, llamando “grande” a la abortista Bonino. “hombre sabio” al comunista José Mújica o “gran teólogo” al hereje Kasper, etc, etc, etc. Su comentario si que es procaz y ofensivo contra la inteligencia, la cultura y la formación católicas.

    • La VERDAD, aunque la dejen sola, sigue siendo verdad.
      La MENTIRA, cuando pierde adeptos, deja de ser mentira.
      Para ella, hay que reconocerlo, eso es algo irritante.
      El artículo era una pregunta. Cuando sin querer pisas un callo y te parece que sirve de respuesta…

  5. La incongruencia de Francisco sobre la justicia se explica por sí sola a través de un sólo ejemplo:

    Mientras se yergue de pie gritando contra las muertes de inmigrantes en Lampedusa y Ciudad Juárez, NO hace lo mismo con el aborto durante todo su mandato.

    En efecto:

    1. La Unión Europea realiza 1.000.000 de abortos anuales (3.000.000 durante Francisco, más de tres años de mandato)

    2. Italia, más de 100.000 anuales (300.000 bajo Francisco)

    3. La región del Lacio, donde está Roma y el Vaticano, unos 11.000 anuales (33.000 con Francisco)

    – UE: http://www.ine.es/jaxi/tabla.do
    – Lacio: http://www.salute.gov.it/imgs/C_17_pubblicazioni_2428_ulterioriallegati_ulterioreallegato_0_alleg.pdf

    Persiste, pues, la incoherente e incongruente reflexión de Francisco que realizó en 2013:

    “No podemos insistir sólo en las cuestiones relacionadas con el aborto, el matrimonio homosexual y el uso de los métodos anticonceptivos. Esto no es posible”.

Comments are closed.