La Biblia, la Teología de la Liberación y la Ley del Jubileo

¿Será verdad que el libro del Levítico promueve la utopía de una sociedad basada en la igualdad? ¿Un nuevo gafe de Francisco en exégesis bíblica?

El capítulo 25 del Libro del Levítico narra las palabras que el Señor dirigió a Moisés en el Monte Sinaí con el propósito de instruir al pueblo elegido en seis puntos esenciales.

• La instauración del Año Sabático
• La instauración del Jubileo y su aplicación con respecto a la propiedad de la tierra.
• La ilicitud de la usura.
• La situación jurídica de los esclavos israelitas dependientes de un amo israelita.
• La situación jurídica de los esclavos extranjeros dependientes de un amo israelita.
• La situación jurídica de los esclavos israelitas dependientes de un amo extranjero.

Francisco durante la Audiencia General del 10 de febrero de 2016 refiriéndose a este capítulo 25 y citando los versículos 9.10.13 afirmó:

Cada 50 años, «en el día de la expiación» (Lv 25,9), cuando la misericordia del Señor se invocaba sobre todo el pueblo, el sonido del cuerno anunciaba un gran acontecimiento de liberación. Leemos en el libro del Levítico: «Declararéis santo el quincuagésimo año y proclamaréis la liberación en la tierra para todos sus habitantes. Será para vosotros un jubileo; cada uno volverá a su propiedad y a su familia […] En ese año del jubileo cada uno volverá a su propiedad» (25,10.13). Según estas disposiciones, si alguno se había visto obligado a vender su tierra o su casa, en el jubileo podía recuperarla; y si alguno había contraído deudas e, imposibilitado de pagarlas, hubiese sido obligado a ponerse al servicio del acreedor, podía volver libre a su familia y recuperar todas sus propiedades. (Almudi, 10 de febrero de 2016)

Francisco habiendo descrito esta realidad histórica y social del pueblo de Israel – como ya es habitual cuando incursiona en el campo de la exégesis bíblica –, extrapoló los textos citados. ¿Con qué objetivo el Obispo de Roma realizó tal extrapolación? Simplemente para acomodarlos y defender su obsesión ideológica: el igualitarismo social. En efecto, Francisco continuó:

Era una especie de “amnistía general”, con la que se permitía a todos volver a la situación originaria, con la cancelación de toda deuda, la restitución de la tierra, y la posibilidad de gozar de nuevo de la libertad propia de los miembros del pueblo de Dios. Un pueblo “santo”, donde prescripciones como esta del jubileo servían para combatir la pobreza y la desigualdad, garantizando una vida digna para todos y una equitativa distribución de la tierra en la que vivir y de la que sacar sustento. La idea central es que la tierra pertenece originariamente a Dios y fue confiada a los hombres (cfr. Gen 1,28-29), y por eso nadie puede arrogarse la posesión exclusiva, creando situaciones de desigualdad. (Almudi, 10 de febrero de 2016)

Estas afirmaciones exigen que precisemos cuatro importantes aspectos.

1. Cuando Francisco habla de “la cancelación de todas las deudas” induce a pensar que el acreedor de una deuda debía renunciar a su derecho no exigiendo el pago de la misma. Lo que en realidad sucedía era lo siguiente. El israelita que había contraído una deuda insoluble – y de acuerdo con la costumbre, obligado a venderse como esclavo hasta cancelarla – una vez proclamado el jubileo quedaba libre y era beneficiado en dos puntos esenciales. De un lado, podía volver junto con sus hijos a su familia; y por otro, recobrar su tierra perdida por la mencionada deuda (Lev 25,39-41).

2. De lo anterior se deduce que las deudas no insolubles sí debían pagarse conforme estipulaban las normas de la justicia y el derecho. Sobre ellas no valía el indulto del jubileo.

3. Las razones de este indulto estipulado por el Señor no obedecen a las razones ideológicas de carácter igualitario invocadas por Francisco. Por el contrario, los fundamentos son de orden teológico y religioso, indicados por el propio Señor como se lee en Lev 25,42-43: “Porque ellos son siervos míos, a quienes yo saqué de la tierra de Egipto; no han de ser vendidos como se vende un esclavo. No serás tirano con él, sino que temerás a tu Dios”.

4. Este indulto general era de gran trascendencia pues se verificaba sólo cada 50 años. Por lo tanto no era un privilegio habitual.

Francisco siguiendo con sus argumentos extrapolados agregó:

Esto, hoy, podemos pensarlo y repensarlo; cada uno en su corazón piense si tiene demasiadas cosas. ¿Por qué no dejarlas a quien no tiene nada? El diez por ciento, el cincuenta por ciento… Yo digo: que el Espíritu Santo os inspire a cada uno. (Almudi, 10 de febrero de 2016)

Al mismo tiempo fiel a su concepción revolucionaria de la sociedad –que en su óptica está compuesta por dos grupos sociales antagónicos: los explotados y los explotadores, los ricos y los pobres–, declaró:

Con el jubileo, el que se había hecho pobre volvía a tener lo necesario para vivir, y quien se había hecho rico devolvía al pobre lo que le había cogido. (Almudi, 10 de febrero de 2016)

Llamamos la atención para esta afirmación de Francisco. “Quien se había hecho rico restituía al pobre lo que le había cogido”. El original en italiano dice: “ciò che gli aveva preso”. Sí, ¡como lo leen! El rico, en su riqueza, le ha robado al pobre. Hete aquí la conclusión necesaria de eso modo de pensar. Pero volvamos al texto ¿En qué pasaje del Levítico se afirma que la Ley del Jubileo era para resarcir al pobre de sus bienes que le habían sido “cogidos” o “tomados” por el que se había hecho rico? La hermenéutica realizada por Francisco confunde pues insinúa tratarse de una acción delictuosa o injusta por parte del acreedor, lo que es incongruente con la realidad histórica y social descrita en el mencionado libro sagrado. Sigamos leyendo:

El fin era una sociedad basada en la igualdad y la solidaridad, donde la libertad, la tierra y el dinero se convirtieran en un bien para todos y no solo para algunos como sucede ahora, si no me equivoco. (Almudi, 10 de febrero de 2016)

Francisco realmente se equivoca pues parece que nunca leyó el pasaje del Levítico 25,44-46. En estos tres versículos la Ley del Jubileo determina que los israelitas podían comprar esclavos y esclavas de las naciones vecinas, como también de aquellos extranjeros que vivían en medio del pueblo. Sí, usted ha leído bien. “Podían comprar esclavos y esclavas”. Más aún, este derecho para comprar esclavos incluía a los hijos que estos extranjeros hubiesen tenido en la Palestina. El final del versículo 45 y el inicio del versículo 46 son claros y categóricos: “Estos [esclavos o esclavas] pueden ser vuestra propiedad, y los dejaréis en herencia a vuestros hijos después de vosotros como propiedad perpetua. A éstos los podréis tener como siervos; pero si se trata de vuestros hermanos, los israelitas, tú, como entre hermanos, no le mandarás con tiranía”.

No cabe la menor duda que estas disposiciones legales establecidas por la Ley del Jubileo, de modo alguno tienen en vista instaurar una “sociedad basada en la igualdad y la solidaridad, donde la libertad, la tierra y el dinero se convierten en un bien para todos y no sólo para algunos”, como lo afirmó Francisco tan campante. ¿Jorge Mario Bergoglio habrá leído alguna vez el capítulo 25 del Levítico? ¿Leyó todos los puntos legales de la Ley del Jubileo? Naturalmente para comprender estas disposiciones jurídicas debemos situarnos en el contexto histórico de aproximadamente 3.200 años atrás. Se trata de tiempos antiguos en que imperaban rudas costumbres, materia que rebasa los intereses del presente estudio.

Volviendo al discurso de Francisco, se observa que éste continuó haciendo apología de su obsesión por el establecimiento de una sociedad igualitaria. Para tal propósito se sacó una carta comodín que poco convenció. Retomemos su argumento para no perder las ideas:

El fin [de la Ley del Jubileo] era una sociedad basada en la igualdad y la solidaridad, donde la libertad, la tierra y el dinero se convirtiesen en un bien para todos y no solo para algunos, como pasa ahora, si no me equivoco… Más o menos, las cifras no son seguras, pero el ochenta por ciento de las riquezas de la humanidad están en manos de menos del veinte por ciento de la población. Es un jubileo −y esto lo digo recordando nuestra historia de salvación− para convertirse, para que nuestro corazón sea más grande, más generoso, más hijo de Dios, con más amor. (Almudi, 10 de febrero de 2016)

¿De dónde obtuvo Francisco estas cifras que según su propia confesión “no son seguras” y “son más o menos”?
¿Y si “no son seguras” y al mismo tiempo son “más o menos” por qué motivo referirlas en un discurso oficial que dentro de su pontificado crea supuestamente magisterio? ¿Qué magisterio es éste?

La fuente de esta información, como no podía dejar de ser, la encontramos en el manantial turbio de la Teología de la Liberación. Estas cifras fueron divulgadas por el dominicano brasileño y uno de los máximos exponentes de esa corriente ideológica, Frei Betto, que saltó al estrellato por haber escrito: “Fidel y la Religión” y ser amigo personal del sindicalista y ex-presidente de Brasil Luis Inácio Lula da Silva como del ex-religioso Leonardo Boff. (CubaDebate, 17 de septiembre de 2012)

Para concluir digamos que los medios de prensa fueron pródigos en destacar en sus titulares la parte final del discurso de Francisco. Sus palabras analizadas dentro del conjunto de las leyes del Jubileo – que legitiman –, como leímos, la compra y la venta de esclavos extranjeros por parte de los israelitas como de sus hijos (Lev 25,44-46) derriban por tierra la tesis socio-igualitaria de Francisco. En otras palabras, Francisco hablando del Jubileo hizo una auténtica gafe:

Os digo una cosa: si este deseo, si el jubileo no llega al bolsillo, no es un verdadero jubileo. ¿Habéis entendido? ¡Y eso está en la Biblia! No lo inventa este Papa: está en la Biblia. El fin −como he dicho− era una sociedad basada en la igualdad y la solidaridad, donde la libertad, la tierra y el dinero fuesen un bien para todos y no para algunos. El jubileo tenía la función de ayudar al pueblo a vivir una fraternidad concreta, hecha de ayuda recíproca. Podemos decir que el jubileo bíblico era un “jubileo de misericordia”, porque se vivía en la búsqueda sincera del bien del hermano necesitado. (Almudi, 10 de febrero de 2016)

Realmente, la supuesta “sociedad basada en la igualdad y en la solidaridad” presente en la Biblia es una mera invención de Francisco. Así, con todo respeto, le pedimos que próximamente cuando incursione en hermenéutica bíblica lea atentamente los pasajes que va citar, y dentro de su contexto, de lo contrario seguirá cometiendo gafes.

Tal vez sea su pasión ideológica aquello que lo obnubila. Con todo, razón tuvo el Papa Benedicto XVI en su Encíclica Spe salvi, n. 21 cuando apuntó hacia el “error de fondo” de Karl Marx. El autor del Capital “creyó que, una vez solucionada la economía, todo quedaría solucionado. Su verdadero error es el materialismo: en efecto, el hombre no es sólo el producto de condiciones económicas y no es posible curarlo sólo desde fuera, creando condiciones económicas favorables”. (Benedicto XVI, Spe Salvi, 30 de noviembre de 2007)

¿Cuáles son los otros errores de fondo de Jorge Mario Bergoglio? Veamos algunos de ellos a la luz del Supremo Magisterio de la Iglesia en estudios realizados por el Denzinger-Bergoglio aquí y aquí.

Print Friendly, PDF & Email

10 thoughts on “La Biblia, la Teología de la Liberación y la Ley del Jubileo

  1. Gracias nuevamente por la información, sin embargo muchos sacerdotes ya están tomando lo que les conviene de las confusas declaraciones del papa, (teología de la liberación) muchos fieles no se dan cuenta por la ignorancia y comodidad que les representa oir sin escuchar, y uno no puede hablar sobre el asunto, en primer lugar porque no entienden y en segundo porque no les gusta hablar ni siquiera a las catequistas sobre el asunto.

  2. Este señor bergoglio es un marxista, leninista de pastor de almas nada,no es pescador de hoy hombres si no que piensa con el estomago.nada que hacer sera que la iglesia.católica nunca mas volverá a tener papa o sea vicario de Cristo?

  3. El juicio que ustedes refieren como un sistema de coordenadas es:potestad del Papa, 1.- Enseñar la verdad del evangelio,2.-Administrar los sacramentos, 3.- no ejercer poder sobre la ley divina,natural y positiva. Tres funciones que no congruencia con la praxis de Jesus de Nazaret y con su mandato a los apóstoles de hacer lo que Jesus hizo. Entre las muchas acciones que Jesus realizó fueron las que significaron confrontación con el establisment judio y romano. Ahi tenemos la amenaza de los sacerdotes judios a Pilatos ” Si dejas libre a Jesus, no eres amigo del emperador César”
    Jn 19,12 Biblia de Jerusalén Latinoamericana. Este comportamiento último del Jesus de Nazaret es omitido por la generalidad de los católicos de templo y aprovechado para despolitizar al pueblo o comunizar las protestas de los pobres del mundo. Esta práctica se realizó en los inicios del siglo XX por Plinio Correa de Oliveira y sistematizados en su obra Revolución y contrarrevolución. Que el Espíritu Santo los asista y la Divina Misericordia los proteja del Príncipe de las tinieblas.

  4. LA LEY DE GUERRA DE EXTERMINIO TOTAL DE PUEBLOS

    Deuteronomio 20 indica que la sociedad israelí no era una comunidad utópica, ni ideal, ni fantástica ni el preludio de la Jerusalén Celestial sobre la tierra. Era algo muy duro, extremadamente duro.

    En este libro se decreta la ley de guerra de exterminio total (incluida la población civil de niños, ancianos y mujeres) contra toda una serie de pueblos por una causa gravísima, la abominación:

    “Consagrarás al EXTERMINIO TOTAL a los hititas, a los amorreos, a los cananeos, a los perizitas, a los jivitas y a los jebuseos, como te lo ordena el Señor, tu Dios, para que ellos no les enseñen a imitar todas las ABOMINACIONES que cometen en honor de sus dioses. Así ustedes no pecarán contra el Señor, su Dios.”

    – Derecho Penal y Criminal

    Recordando de memoria, salvo error, que si la sociedad utópica de Francisco siguiera el Antiguo Testamento, a los sacerdotes pederastas y seguidores de la Nueva Era los debería de matar y lapidar, dado que éste era el castigo reservado a homosexuales y ocultistas.

  5. Hola…!

    Como que vez por vez, el Papa Francisco, nos va revelando mas facetas de su pontificado, de su persona e inclusive de la Nueva Iglesia, la bergogliana que no conocíamos y que ¿por qué no? podemos relacionarlas con este artículo u otro nuevo que puede surgir, en “Denzinger Bergoglio”.

    Esta tarea, se la dejamos libremente a la dirección (Administración) de este excelente portal católico, por lo pronto, podemos decir primeramente que…!

    Estas palabras suyas (las del Papa Francisco – Monseñor Cardenal Jorge Mario Bergoglio, Obispo de Roma) fueron tomadas tal cual, de la rueda de prensa, un tiempo después de salir el avión de México rumbo a Italia, el pasado día miércoles. Los créditos son de Rome Reports en Español, del Canal de YouTube – Publicado el 18 de Febrero de 2016.

    Cuando se le pregunto, de ¿qué le había pedido a la Madre de Dios en la Basílica de Guadalupe; ante su imagen milagrosa? La respuesta exacta, por no decir más, fue bastante sorprendente y dejando entrever varias verdades ¡Alarmantes! por no decir más. Tal cual y a la vista de todos los presentes:

    “He pedido por el mundo, por la paz… Muchas cosas. La pobrecilla ha acabado con la cabeza cansada. Le he pedido perdón. He pedido que la Iglesia crezca sana. Por el pueblo mexicano. Otra cosa. He pedido que los sacerdotes sean verdaderos sacerdotes. Las monjas verdaderas monjas, los obispos, verdaderos obispos, como quiere el Señor. He pedido mucho. Pero las cosas que un hijo dice a su madre son secretas, ¿No?”.

    Bueno es ir analizando “frase por frase” emitidas por Francisco. Y que conste, que no estamos omitiendo, cambiando o exagerando con cada una de ellas:

    1) “La pobrecilla ha acabado con la cabeza cansada”.

    2) “Le he pedido perdón”. [(¿De qué?)]

    3) “He pedido que la Iglesia crezca sana”. [(¿En el Nuevo Evangelio Bergogliano?)].

    4) “He pedido que los sacerdotes sean verdaderos sacerdotes”. [(¿Con la Teología de la Liberación?)].

    5) “Las monjas [(sean)] verdaderas monjas”.

    6) “Los obispos, [(sean)] verdaderos obispos, como quiere el Señor”.

    7) “He pedido mucho”. [(¿Por el Nuevo Ecumenismo?)]

    8) “Las cosas que un hijo dice a su madre son secretas, ¿No?”.

    https://www.youtube.com/watch?v=EH7rwes4H_0

    Y lo anterior no es poco. Faltan otras ideas que el expreso en esta nación Mariana. Algunas en este sitio de “Denzinger Bergoglio” ya han sido analizadas, como aquella de: “Recen por mí” y que por cierto, fue bastante enfatizada por su persona en este viaje apostólico.

    Bendiciones y Saludos,

    Fortunato BuenDía

  6. Como siempre sus críticas son siempre atinadas, y bien funda-mentadas. Ahora abusando de su interés por aclarar tanta confusión, les rogaría analizar la entrevista que un periodista le hizo en su viaje de regreso a ROMA. En mi opinión las respuestas deberían ser más cortas, concisas y directas.

    • Son tantas las cosas que no conoce, o que si, pero NO quiere, dada la escora COMUNISTA y diabólica que se Le intuye, y que este Artículo y Su Laudato,Si’, Yo los resumo en la Mater Magistra, que Laudata,Si’, en la que se materializa el REPARTO DE BENEFICIOS para el BIEN COMÚN GLOBAL.
      Jesús, José y María.
      Amén.

  7. ¿Será verdad que el libro del Levítico promueve la utopía de una sociedad basada en la igualdad? ¿Un nuevo gafe de Francisco en exégesis bíblica?

    Realmente, la supuesta “sociedad basada en la igualdad y en la solidaridad” presente en la Biblia es una mera invención de Francisco. Así, con todo respeto, le pedimos que próximamente cuando incursione en hermenéutica bíblica lea atentamente los pasajes que va citar, y dentro de su contexto, de lo contrario seguirá cometiendo gafes.

    El mayor de los GAFES, ya lo presentía cuando anuncio Su Encíclica:
    Ecología humana”

    El documento más esperado del Papa para el año 2015 es su encíclica sobre el respeto de la creación y el ambiente. Se trata de la primera encíclica escrita desde el inicio hasta el final por Francisco, pues la primera, “Lumen fidei” (La luz de la fe) se basaba en una primera redacción del Papa Benedicto XVI.

    ESPERO QUE ESTA SEA EL COLOFÓN, PARA LA PUESTA EN PRACTICA DE LA ” MATER ET MAGISTRA “, es la única que puede, si le ayudamos, terminar de ESTRANGULAR la SERPIENTE de la CORRUPCIÓN GLOBAL.

    Y el GAFE salio, la Laudato, Si’, , que NO SUPERÓ mis espectativas.

    Una ojeada a la “productividad” papal medida por la publicación de encíclicas
    El breve pontificado de San Juan XXIII (1958-1963) contempló la publicación de ocho encíclicas, entre ellas la Mater et Magistra; mientras que su sucesor, el beato Pablo VI (1963-1978), apenas si publicó siete, pero una de ellas, la Humanae Vitae (sobre el control natal y las relaciones previas al matrimonio) ha sido, quizá, la encíclica más debatida del siglo XX.

    <<<<<<LA CUESTIÓN NO ESTÁ, en la CANTIDAD, sino en la PRAXIS y CORRELATIVIDAD, JUAN XXIII, propone la EDIFICACIÓN, CIUDAD ""COOPERATIVA RURAL GLOBAL"", basada en su MATER et MAGISTRA, los PREDECESORES tendrían que, y como BIEN DICE el PAPA FCO., en su LUMEN FIDEI, Nº. 50. "La Fe no sólo se presenta como UN CAMINO, sino también como un EDIFICACIÓN, como la preparación de un lugar en el que el HOMBRE pueda convivir con los DEMÁS. El primer CONSTRUCTOR es NOÉ……..ABRAHÁN…".
    Nº. 51. …Sí, la Fe es un bien para todos, es un BIEN COMÚN, su luz no luce sólo dentro de la Iglesia ni sirve únicamente para construir una ciudad eterna en el MÁS ALLÁ; nos ayuda a EDIFICAR NUESTRAS SOCIEDADES, para que avancen hacia el futuro con ESPERANZA…

    EDIFICACIONES soporte de "Sociedades", como entornos FÍSICOS, SOPORTE de las PERSONAS CONSTITUIDAS EN COOPERATIVAS, como establece nuestra DOCTRINA SOCIAL Mater Magistra, para el REPARTO de BENEFICIOS, que los que APOYAN el LIBRE MERCADO, impiden se PUEDA poner en PRÁCTICA.
    Corazón de JESÚS en Voz confío por Tu Preciosa Sangre Derramada. Amén.

    TODO EL MAL POLÍTICO EUROPEO, viene como consecuencia del abandono y falta de apoyo por parte de LA CASTA CLERICAL y JESUITISTA, de nuestra propia DOCTRINA o POLÍTICA SOCIAL CATÓLICA, basada en el REPARTO de BENEFICIOS como establece o propone la MATER ET MAGISTRA, que algún ESTADISTA y CATÓLICO APLICÓ en su momento, como fue FRANCO en ESPAÑA, pero que nadie apoyó a NIVEL NACIONAL, aunque hoy todavía quedan pequeños REDUCTOS, de pequeñas COOPERATIVAS AUTÉNTICAS, con sus secciones de CRÉDITO, pero no es la SOLUCIÓN GLOBAL, frente al LIBRE MERCADO y la COMPETENCIA DESLEAL que Éste EJERCE, generando MISERIA y ESCLAVITUD GLOBALES en los SECTORES PRIMARIOS.
    CORAZÓN de JESÚS en VOZ confío Amén

    • El Nuevo Israel de Francisco, una comunidad de flores y pájaros, igualitaria y repartidora de la riqueza como una Gran Familia, en mi opinión personal, es una quimera, y huele bastante a mesianismo terrrenal.

      Israel, con Josué, no obtuvo la unidad nacional, se guió con el régimen judicial de los Jueces, pero luego quiso ser una monarquía propia, la cual falló con Saúl, con David fue casi una guerra continua, y con Salomón se cimentó una monarquía absolutista de grandes cargas tributarias y personales, e inmediatamente, su hijo causó un doble mal: cisma y secesión. Y su segundo momento nacional, los Macabeos, tampoco fue un paraiso comunitarista-igualitario.

      • La igualdad entre personas no existe, pero si lo que propondoMATER MAGISTRA dentro de la, DOCTRINA o POLÍTICA SOCIAL CATÓLICA, trabajo de muchos para muchísimos más, viviendo con DIGNIDAD, y no como el CAPITAL-COMUNISTA todos en la miseria trabajando para cuatro.
        Saludos en Cristo. Amén

Comments are closed.