Evangelio y mundo: ¿quién tiene la última palabra?

“Mis ovejas escuchan mi voz, y yo las conozco, y ellas me siguen” (Jn 10, 27). Nadie deja de encantarse al depararse con un rebaño guiado por el pastor; sobre todo, nos sorprende la obediencia con que las ovejas le siguen. Podemos creer con toda seguridad que Dios propició el surgimiento del pastoreo para ser imagen de una realidad más alta: la Santa Iglesia Católica, constituida por Cristo en dos órdenes de fieles: los Pastores —que representan al Buen Pastor— y las ovejas. Los Pastores de la Santa Iglesia son los luceros puestos por Cristo en el mundo, para guiar los fieles por el camino del bien, de la virtud y de la santidad, hasta las moradas eternas.

¿Qué ocurre cuando los Pastores dejan de ser la luz y la guía de los pueblos, y se adaptan a sus ovejas, no según el Evangelio, sino según los estilos del mundo? Entra aquí→

Print Friendly, PDF & Email

10 thoughts on “Evangelio y mundo: ¿quién tiene la última palabra?

  1. Respuesta a Colgunter:

    No hay calumnia -las innovaciones doctrinales del CVII dan cuenta de ello- ni blasfemia -auténticos Vicarios de Cristo no pueden hacer el trabajo del Enemigo-. Usted argumenta sin tomar en consideración la abundante crítica tradicionalista a Vaticano II, y eso no es serio: no se puede hacer abstracción de 50 años de una producción teológica rigurosa contra lo que ha sido una verdadera revolución liberal en el seno de la Iglesia.

    Para que se haga un status quaestionis le sugiero la lectura de Monseñor Lefebvre, del Abbé de Nantes y de Romano Amerio, entre otros. Ellos demuestran palmariamente la ruptura doctrinal operada por el concilio y por el magisterio subsiguiente. Y si no tiene tiempo, pues léase la encíclica Mortalium Animos de Pío XI y luego intente compaginarla con los aquelarres interreligiosos de Asís organizados por JPII y por BXVI.

    Bien sabido es que desde Roncalli en adelante, todos los “papas conciliares” no hacen sino cumplir a rajatabla el plan judeo-masónico de decristianización sistemática de las sociedades otrora cristianas, tanto en la faz pública como privada, a través de la proclamación y de la puesta en práctica vía “concordatos”, del falaz principio de la pretendida “laicidad” o “neutralidad” del Estado, doctrina anticatólica condenada por todos los Papas desde la “Revolución Francesa” pero aprobada solapadamente por el CVII en la declaración Dignitatis Humanae sobre la libertad religiosa…

    Las innovaciones “conciliares” (ecumenismo, colegialidad, libertad religiosa, etc.) no son otra cosa que la adaptación del ideal judeo-masónico de “libertad-igualdad-fraternidad” que debe animar la República Universal Laica y Derecho-humanista pergeñada en las logias infernales destinada a reemplazar el antiguo régimen de Cristiandad…

    Y forzoso es comprobar que esa auténtica revolución con “tiara y capa” ha tenido lugar en el interior de la Iglesia a través del ejercicio espurio de la autoridad ejercida por los modernistas, agentes de la masonería, quienes infiltraron la Iglesia desde mediados del siglo XIX y que triunfaron con ocasión del CVII.

    Para comprender la verosimilitud de lo que sostengo, y que no se aparenta en nada a una teoría “conspiracionista”, basta con leer el exorcismo contra Satanás y los otros ángeles rebeldes, de León XIII y la encíclica Pascendi contra la herejía modernista, de San Pío X:

    http://www.catolicosalerta.com.ar/satanismo/exorcismo.pdf

    http://w2.vatican.va/content/pius-x/es/encyclicals/documents/hf_p-x_enc_19070908_pascendi-dominici-gregis.html

  2. Debo reconocer que la tarea desempeñada por el Denzinger-Bergoglio es de gran calidad, y no exenta de coraje y de un auténtico celo por la verdad ultrajada. No obstante, me permito señalar que adolece de un error de relevancia, el cual desgraciadamente es común a todos los sitios “conservadores”, los que se rasgan las vestiduras sin solución de continuidad contra Bergoglio (y con sobrada razón, claro está): no pueden/no quieren reconocer la raíz profunda de la crisis eclesial, la cual remonta al CVII, y de la cual el impostor argentino no es más que una nueva expresión, exacerbada ciertamente, chocante, sin lugar a duda, pero perfectamente coherente con los innovaciones conciliares, bombas de tiempo perfectamente programadas para hacer saltar uno tras otro los fundamentos del catolicismo (ecumenismo, libertad religiosa, diálogo interreligioso, colegialidad episcopal, relación “Iglesia-mundo moderno” (el famoso “aggiornamento” roncalliano), la ruptura eclesiológica del “subsistit in”, la unión de Cristo con todo hombre por la Encarnación (pero solamente “en cierta manera” -Cf. Gaudium et Spes 22, 2-, por supuesto, nos aseguraron los demoledores, JPII en primera línea…), la cual implica necesariamente, aunque de manera velada, la doctrina teilhardiana, gnóstico-panteísta, del Cristo Cósmico en evolución y del Punto Omega fin de la historia, omnipresente en el manifiesto mundialista bergogliano Laudato Si’…

    http://callmejorgebergoglio.blogspot.fr/2016/01/blasphemoglio-chronicle-of-impiety.html

    http://www.catolicosalerta.com.ar/falsa-iglesia/falsa-religion-bergogliana-actualizado.pdf

    http://www.catolicosalerta.com.ar/apostasia/coleccion-de-maldades-bergoglianas-actualizado.pdf

    • Querer obviar la labor de la masonería dentro de la Iglesia, para echar la culpa a santos Papas y a un Concilio, es como poco, deshonesto intelectualmente, y además una forma de justificar a este blasfemo hereje , usurpador impostor y masón comunista argentino.

      • No sé a cuenta de qué viene su muy extraña idea de que yo querría “obviar la labor de la masonería”: su presunción es completamente gratuita e infundada, además de ofensiva, considerando que Usted de ella concluye alegremente a mi supuesta “deshonestidad intelectual”…

        Y si Usted se tomara la molestia de leer los artículos que he escrito acerca de Bergoglio, cuyos enlaces he adjuntado en mi comentario precedente, podría comprobar sin gran dificultad, que el hecho de insinuar maliciosamente que yo pretendo nada menos que “justificar” a este “blasfemo hereje” es un disparate absoluto que demuestra su ligereza intelectual y la precipitación irresponsable con la que visiblemente se complace en emitir juicios sin ton ni son…

        Quienes estudiamos la crisis de la Iglesia sabemos perfectamente que, desde Roncalli-Juan XXIII en adelante, todos los “papas conciliares” no han dejado de cumplir a rajatabla el plan judeo-masónico de decristianización sistemática de las sociedades otrora cristianas, tanto en la faz pública como en la privada, a través de la proclamación “doctrinal” y de la puesta en práctica vía “concordatos”, del falaz principio de la pretendida “laicidad” o “neutralidad” del Estado, doctrina anticatólica infaliblemente condenada por todos los Papas desde la “Revolución Francesa” pero aprobada solapadamente por el CVII en la declaración Dignitatis Humanae sobre la libertad religiosa…

        • Pues eso, que usted está llamando masones a los últimos Papas- calumnia y blasfemia- y justificando así al verdadero masón , al argentino hereje comunista Jorge Mario BerGOGlio.
          Usted lleva años atacando el Papado y a los Papas, y ahora no sabe distinguir entre un Papa y una papa, quedó cegado. ¿Se creía que era gratis?

  3. Hola, supe sobre esta pagina por el progama un cafe con Galat, y cuando una persona tiene desernimiento y lee la palabra de Dios uno se da cuenta que francisco es el destructor mensionado en la profecia de san francisco de Asis. Desde que fue elegido francisco no me gusto, pero habia escuchado al vidente Ivan de Medjugorje y a vassula vidente que francisco era autentico papa y seguie orando por el y su pontificado. Pero desde que el doctor villamisar, teologos americanos y entres otros hablaron sobre francisco comense a comprender es un falso Papa y que poco a poco con sus amigos los cardenales esta destryendo la verdadera doctrina catolica, y ahora me da mas tristeza es con el cambio que quiere hacer a la cuaresma y a la semana santa. Gracias por estos artículos Dios los siga bendiciendo.

  4. Hola Amigos.

    Cuando realice mis estudios de Teología y de Filosofía en una dizque Universidad Pontificia, varias veces me preguntaba ¿Esto que me enseñan acá en este semestre, si estará conforme con la Palabra de Dios? ¿Con la Tradición de la Santa Iglesia? ¿Qué diablos pasa en estas aulas; pues, no va con lo que me han enseñado en mi familia?

    Y hasta me preguntaba ¿Como puedo llamar esta nueva rama del saber eclesiástico? Y me ponía de rodillas ante el Altísimo, para que me diera más luces y señales para clarificar estas ideas aprendidas en clase.

    Pues por lo enseñado en esta Universidad y por lo que escuchaba en las Homilías ya varios temas estaban totalmente apartados de la doctrina cristiana-católica. Mas bien, como que todo tiraba a una nueva herejía, abominación, engaño o apostasía.

    Pero tamaña sorpresa. En un examen un “falso profeta”, perdón, “sacerdote” nos hablaba de un nuevo evangelio y hasta nos amenazo que si en el examen final colocábamos, nosotros los futuros presbíteros o teólogos, de que “existía el purgatorio”. perdíamos la materia, el semestre y no nos podríamos graduar. Toco poner “NO” para no ver la inversión perdía en muchos $ en dicho plantel.

    Después de años. ¡Milagro! ¡Milagro! Gracias a Dios no me ordene de Sacerdote. Soy un Teólogo Laico Católico y por fin tengo respuesta del nombre de este nuevo evangelio, no de Dios, sino de hombres. Más específicamente quien a simple vista lo esta representando y a nombre de varios, que lo siguen fanáticamente, sin caer en cuenta, que no en todo es infalible: el Papa Francisco.

    Es el Evangelio Bergogliano. Un cóctel lleno de Sofismas de distracción. Ahora mismo estamos en el 125 y podemos llegar a más de 1000 al paso que vamos ya. Y es que también se va pareciendo mucho a un Anti-Catecismo al Catecismo Original. Para que escribamos más claro y nos entendamos mejor.

    ¡Gracias a Dios! tenemos estos nuevos medios de comunicación, que antes no existían y estos sitios, como denzinger bergoglio, que sacan todos los trapitos al sol, tal cual como son y sin titubeo. Adelante con esta Magna empresa. Los sigo leyendo y recomendando.

    Duelale al que le duela. Que se va hacer. Es la verdad y por ella murió Nuestro Señor Jesucristo, el redentor en la Santa Cruz, hoy lastimosamente mezclada con otros extraños ritos, credos o religiones en un singular ecumenismo, que comenzó en el Vaticano Segundo y que no sabemos pronosticar en donde va a terminar. Algunos aseguran que en el infierno. Esto último se lo dejamos a la Divina Misericordia y Justicia de Dios.

    Para la Admon. de este interesante portal católico, les confirmo que he leído su amable respuesta, a una personal inquietud sincera de mi parte realizada en otro aparte y les confirmo que mis emails son genuinos. Si el sistema los toma al principio como spam, etc, que se va hacer ya. Tendremos que esperar un tiempo y con la seguridad de que estos comentarios van hacer publicados en su sitio.

    Además también se necesita, que pasen por un “colador”, porque no todos van con el sentir católico y la hermandad entre prójimos. De todo se ve en la viña del Señor y nadie es perlita de oro para nadie y más en estos tiempos turbulentos en los que vivimos ya, hasta en la Iglesia. Por sus frutos los conocerán (Palabras del Señor Jesús). Así es.

    Saludos. Hasta pronto.

    Fortunato BuenDía

    • Gracias a Dios Fortunato que aquellos razonamientos que recibiste en tu formación, no hicieron mella en las enseñanzas simples y rotundas, seguramente, recibidas de tus padres, este relato tuyo me vigoriza el ánimo que empeño en transmitir la verdadera fe en mis hijos, porque hace tiempo que veo que hay que reforzar la catequesis en casa, las diocesanas y escolares, son insípidas da lo mismo una catequesis que una clase de títeres.

      • Gracias Graciela. Es con todo el mayor de los gustos.

        Te confirmo que tuve la gran oportunidad de compartir desde mi niñez hasta cuando me gradué como teólogo con los Jesuitas, los Franciscanos, los Salesianos, los Siervos de María, el Clero Diocesano y ¿Cuantas no fueron las experiencias y varias no digamos tan gratas?

        Pero con la fe que habían cimentado mi señora madre y mi señor padre en mi alma desde corta edad, no flaquee; lo contrario, pude salir invicto en cada una de las pruebas y con la ayuda de Jesús y María, ni se diga más.

        Sinceramente uno ve de de todo en la vida eclesiástica, apreciada hermana Graciela. Algo así como un Miti-Miti. En lo bueno y en lo malo. Pero en estos tiempos, como que la balanza se esta inclinando precipitadamente hacia el lado no muy recomendable que digamos, en varios ámbitos de la Iglesia.

        Ahora pareciera que el agua turbia procede desde la misma toma central. Desde el mismo Vaticano. Hay que tener bastante tapados los oídos, cerrados los ojos y duro el corazón para no ¡Captar! ¡Rastrear! ¡Discernir! lo que esta pasando en nuestra amada Iglesia Católica. Como tampoco el no descubrir este nuevo evangelio: el bergogliano.

        Animo con esa noble misión tuya de mamá, querida Doña Graciela. Es la más hermosa de todas las vocaciones que existen en el mundo y la más especializada en este mundo inter-disciplinar. Pues las madres son maestras, cocineras, lavanderas, enfermeras, etc. Con razón las ama la madre de Dios y las bendice la Santísima Trinidad, junto con sus esposos.

        Indudablemente hay que reforzar la genuina Catequesis, pues, al paso que va todo en estos días, corre el riesgo de convertirse en un sincretismo más o en un simple texto más que puede terminar en un adorno en una biblioteca y al que muchos no le ponen cuidado. No solo debemos desempolvar el Catecismo Universal, sino, otros catecismos como el de Astete, el de San Pío Décimo, etc.

        Como teólogo, tengo estos libros claves sobre mi escritorio, particular: La Santa Biblia (Edición Católica), el Catecismo de la Iglesia Católica, el Diccionario Larousse, el Código de Derecho Canónico y la Urbanidad de Carreño.

        Bendiciones para ti Graciela y toda tu familia.

        Hasta pronto.

        Fortunato BuenDía

        • Gracias Fortunato!!!!, que el Señor te guarde siempre, justo ayer el sacerdote decía en su sermón, que los teólogos tienen como regla no discutir la fé y tampoco la vocación sacerdotal, y pensaba que no es necesario que lo hagan los teólogos para eso esta Bergoglio. Pero somos muchos los que estamos alerta y asidos de una Promesa, la de Nuestro Jesucristo.

Comments are closed.