¿Todos son hijos de Dios? ¿También los ateos?

Dada la triste actualidad del tema, motivada por el llamado “video del Papa”, los sacerdotes del Denzinger-Bergoglio creemos necesario republicar este estudio. Analizamos diversos documentos donde Francisco lanzó la misma idea contenida en el vídeo de que todos, sea cual fuere su religión, son hijos de Dios. No sólo eso, esto lo llegó a afirmar referido, inclusive, a los mismos ateos.

Invitamos a los católicos del mundo a divulgar la verdadera doctrina católica sobre este importantísimo asunto, pidiendo a Dios que intervenga de forma decisiva para iluminar la enorme confusión ocasionada por esta infeliz iniciativa. Nuestra intención no es otra sino, de alguna forma, cooperar con este noble fin. Entra aquí→

Print Friendly, PDF & Email

4 thoughts on “¿Todos son hijos de Dios? ¿También los ateos?

  1. El que le halla la razón a Bergoglio por mas docto e instruido que sea está condenando su alma pues se está dejando tentar por la serpiente que engaño a Eva con supuesta sabiduría.
    Este hombre apareció ahora en el mundo vestido de clérigo para confundir las mentes y corazones de todo el que lo siga,es un anticristo,o el mismo anticristo,muy sagaz,y lastimosamente mucha gente lo ama.le obedece,lo defiende.
    No habrá perdón para el que calumnie al Espíritu Santo,dice San Lucas 12,10.
    Y estas declaraciones de bergoglio son solo calumnias a la Santísima Trinidad.

    • A que intereses responde este reflexión carente de formación de básica? Me pregunto como logra sumar en la iglesia este comentario estéril…. les sugiero que no tengan miedo, que el espíritu santo guía la iglesia y no los hombres. un abrazo

  2. Muchas gracias por estos comentarios, verdaderamente me han instruido mucho, lo he copiado en word para dar copia a mis amigos.

  3. Papa León XIII, Satis cognitum, # 9, 29 de junio de 1896: “Tal ha sido constantemente la costumbre de la Iglesia, apoyada por el juicio unánime de los Santos Padres, que siempre han mirado como excluido de la comunión católica y fuera de la Iglesia a cualquiera que se separe en lo más mínimo de la doctrina enseñada por el magisterio auténtico”

    Solo nos hacemos hijos de Dios por medio del Bautismo.

    Concilio de Florencia (XVII Ecuménico)

    •Nadie, ni siquiera los judíos, puede salvarse fuera de la Iglesia
    San Juan Crisóstomo
    -Los judíos serán perdonados no por la circuncisión ni por otras normas, sino sólo por el Bautismo.

    1 Juan 5:1
    Todo aquel que cree que Jesús es el Cristo, es nacido de Dios; y todo aquel que ama al Padre, ama al que ha nacido de El.

    1 Juan 2:23
    Todo aquel que niega al Hijo tampoco tiene al Padre; el que confiesa al Hijo tiene también al Padre.

    Bergoglio al igual que el hereje Lutero peca de presunción
    – Jn 8,41-43 –
    Y ellos le dijeron: “Nosotros no somos nacidos de fornicación: un Padre tenemos que es Dios”. Y Jesús les dijo: “Si Dios fuese vuestro Padre, ciertamente me amaríais. Porque yo de Dios salí y vine: y no de mí mismo, mas El me envió. ¿Por qué no entendéis este mi lenguaje? Porque no podéis oír mi palabra”. (vv. 41-43)

    Catena Aurea:
    Crisóstomo, in Ioannem, hom.53

    ¿Y vosotros, qué decis? ¿que tenéis a Dios por Padre, y acusáis a Jesucristo porque dice esto mismo? Y lo más admirable consistía en que muchos de ellos habían nacido hijos de fornicación, porque se hacían muchos casamientos ilícitos. Mas no los reprendía por esto, sino que insiste para manifestar que no son hijos de Dios. Por esto sigue: “Y Jesús les dijo: si Dios fuese vuestro padre, ciertamente me amaríais, porque yo de Dios salí y vine”.

    San Hilario, De Trin 1, 6

    Y no desaprueba el Hijo de Dios que tomen el nombre religioso aquéllos que se llaman a sí mismos hijos de Dios y dicen que Dios es su padre; pero reprende la temeraria usurpación de los judíos, que presumían tener a Dios por padre cuando a El no le querían. Y no es lo mismo poder decir que uno existe porque ha salido del Padre, que decir que viene del Padre. Pero como dice que tienen que amarle aquellos que afirman que tienen a Dios por Padre porque ha salido de El, explicó que la razón del amor estaba en la generación. Dice que ha salido de Dios para indicar el nacimiento incorpóreo, pues la fe que permite confesar a Dios como Padre ha de merecerse con el amor a Cristo, que ha sido engendrado de El.

    Y no puede ser bueno, respecto de Dios Padre, quien no ama al Hijo, porque la causa de amar al Hijo no es otra que el hecho de que el Hijo ha venido del Padre. Luego el Hijo es del Padre, no por haber venido al mundo, sino por haber sido engendrado por El. Y así todo amor podrá dirigirse al Padre, si se cree que el Hijo es de El.

    Orígenes, ut sup

    Yo creo que dijo esto porque algunos venían por sí mismos y no eran enviados por el Padre. Acerca de esto se dice por Jeremías: “Yo no los enviaba y ellos corrían” ( Jer 23,21). Y dado que aquellos que introducen dos naturalezas se valen de esta palabra, hay que decir en contra de ellos que San Pablo, cuando perseguía a la Iglesia de Dios aborrecía a Jesús y por esto le dijo el Señor: “¿por qué me persigues?” ( Hch 9,4). Y si es verdad lo que se dice aquí: “Si Dios fuese vuestro Padre, me amaríais”, también debe ser verdad lo contrario: “si no me amáis, de ningún modo podrá ser Dios vuestro Padre”. San Pablo no amaba a Jesús al principio; por esto hubo un tiempo en que Dios no fue Padre de Pablo. Así pues, Pablo no fue hijo de Dios por naturaleza, pero fue hecho hijo de Dios poco después. Porque ¿cuándo puede ser Dios Padre de alguno, sino cuando cumple sus mandamientos?

    – Jn 1,11-13 –
    A lo suyo vino, y los suyos no le recibieron. Mas a cuantos le recibieron, les dio poder de ser hechos hijos de Dios, a aquéllos que crean en su nombre. Los cuales son nacidos no de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, mas de Dios. (vv. 11-13)

    Catena Aurea:

    San Agustín, ut sup
    “Mas si ninguno le recibió, ninguno se ha salvado; porque ninguno puede salvarse sino el que recibe a Jesucristo cuando viene. ”

    Crisóstomo, ut sup

    “Y como en estos mismos bienes inefables es propio de Dios dar la gracia y del hombre prestar su fe, añade: “A los que creen en su nombre”. Y ¿por qué no nos dices a nosotros ¡oh Juan! qué castigo tendrán aquellos que no le recibieron? ¿Acaso será mayor para ellos por haber podido hacerse hijos de Dios y haberse privado voluntariamente a sí mismos de tan grande honor? Un fuego inextinguible se apoderará de ellos, como más adelante dice claramente. “

Comments are closed.