¿Francisco es comunista?

Al leer la aserción que titula esta entrada, muchos recordarán que siempre lo niega. Sin ir más lejos, en su reciente entrevista durante el vuelo que lo trasladaba a Estados Unidos después del viaje a Cuba.

Por otro lado, Francisco siempre ha criticado las ideologías. El pasado julio, en Paraguay, afirmó: “Las ideologías terminan mal, no sirven. Las ideologías tienen una relación o incompleta, o enferma, o mala con el pueblo. Las ideologías no asumen al pueblo. Por eso, fíjense en el siglo pasado. ¿En qué terminaron las ideologías? En dictaduras, siempre, siempre.” (Encuentro con representantes de la Sociedad Civil. Discurso del Santo Padre. Estadio León Condou del colegio San José, Asunción. Sábado 11 de julio de 2015)

Habiendo declarado que nunca fue derechas, explicó que el comunismo le ayudó a entender la Doctrina Social de la Iglesia (sic) y que los comunistas son cristianos por el cuidado que tienen con los pobres (Ver estudio-1).

Sin embargo, en los “Encuentros Mundiales de Movimientos Populares”, promovidos por él mismo, no se sonroja de codearse con líderes que se declaran abiertamente marxistas-leninistas –seguidores por tanto de las peores dictaduras de los últimos cien años– y apoyar abiertamente sus dudosas iniciativas (Ver estudio-2).

Francisco afirma que su pensamiento no es comunista y se empeña en subrayar que lo que hace es seguir, ni más ni menos, la Doctrina Social de la Iglesia. Si bien tenemos en curso un concienzudo estudio profundizando ese punto, basta echar una rápida mirada a algunas de sus declaraciones y cotejarlas con el Magisterio de siempre para sacar tenebrosas conclusiones (Ver: estudio-3, estudio-4, estudio-5, estudio-6).

Si es así, ¿qué podemos decir sobre su ideología? Pues efectivamente, Francisco, las ideologías siempre terminan mal.

Print Friendly, PDF & Email