¿Dime con quién andas y te diré quién eres? (II)

La sabiduría popular creo el famoso dicho: “Allá donde fueres, haz lo que vieres”, refiriéndose, como todos habrán entendido, a que debemos tener una cierta capacidad de adaptación a las costumbres de los lugares donde nos movemos, acaso para encontrarnos más a gusto y ser aceptados con más facilidad. Esta norma se aplica, obviamente, para aquellas prácticas que no agredan las buenas costumbres, pues también es verdad que, como católicos, nunca deberíamos frecuentar lugares donde esto ocurra. Mucho más, desde luego, si con ello ponemos en riesgo nuestra fe.

Pues bien, vimos en la anterior entrada (ver aquí ***actualizado***) quiénes fueron los protagonistas de las dos ediciones del Encuentro Mundial de Movimientos Populares (Roma – Santa Cruz de la Sierra) celebrados bajo los auspicios del Papa Francisco y promovidos por el Pontificio Consejo Justicia y Paz, en colaboración con la Academia Pontificia de las Ciencias Sociales. A la vista de esos elementos, cualquier católico debería tener repelús de participar en dichos eventos con apariencia de levantiscos mítines políticos. Más grave aún sería, cometiendo el error de participar, dejarse influir por las ideas subversivas que fueron pregonadas durante las variadas intervenciones que allí tuvieron lugar. Ahora, ¿qué diríamos de quien se presentase en dicho encuentro y, quizá inebriado por las soflamas revolucionarias, se uniera a ellas con sus palabras? Sería llevar a un extremo la mala aplicación del viejo dicho que, adaptado, rezaría: “Allá donde fueres, di lo que los otros dijeren”… Y nosotros ¿con quién nos quedaremos? ¿Con el discurso revolucionario de los lideres sociales o con las palabras del Magisterio? Entra en el Denzinger-Bergoglio para encontrar la respuesta ⇒

Print Friendly, PDF & Email

2 thoughts on “¿Dime con quién andas y te diré quién eres? (II)

  1. En la historia lutero y otros creían tener la verdad y posteriormente se descubrió que no la tenían, no hay palabras mal dichas sino mal interpretadas, hay que orar un cincuenta por ciento más de lo que están haciendo, para descubrir su error o afian,ar su posición, oro para que no se vayan por el error

Comments are closed.