¿El clericalismo es una postura ajena al cristianismo?

Al instituir ministros ordenados en su Iglesia Nuestro Señor Jesucristo inauguraba “la más elevada dignidad entre todas las jerarquías de la tierra”, una nueva categoría de hombres llamados a actuar in persona de Él mismo y a dispensar los tesoros de la redención a la humanidad pecadora, como auténticos mediadores entre el cielo y este mundo. Estos varones elegidos por el mismo Cristo son participantes de la autoridad con que Él forma, santifica y rige su Cuerpo Místico, y su dignidad es incluso mayor que la de los ángeles.

El pueblo cristiano dedica desde siempre al presbítero una admiración entrañada por el simple hecho de ser quién es, por presentar a Dios sus intenciones y obtener de Él el auxilio que necesita. Nadie ignora que el sacerdote como todo mortal tiene también sus defectos, pero este religioso reconocimiento no puede estar ausente de los cristianos bien intencionados.

Los términos “clericalismo” y “anticlericalismo” utilizados por el Papa Francisco para externar su aprecio por la clase sacerdotal no son recientes. Fueron normalmente empleados por partidarios de diferentes corrientes, en su mayoría enemigos convencidos de la religión. Aquí los utilizamos del modo más genuino posible, sin las manchas que les añadieron los antiguos políticos conservadores o liberales, estos últimos siempre dispuestos a burlarse de la clase sacerdotal y posicionarse públicamente en contra ella. Mucho más importante que esto es entender el sacerdocio en conformidad a la enseñanza de la Santa Madre Iglesia, que no puede aprobar las teorías que minimizan la grandeza del ministerio ordenado, una de las mayores glorias del catolicismo y verdadero honor del género humano.

En lo que se refiere a las intenciones del Papa Francisco al declarase anticlerical y etiquetar de la misma forma el Apóstol Pablo ―¡imaginemos su sorpresa al enterarse de eso desde lo más alto de los cielos!― es difícil descubrirlas con exactitud y, más todavía, interpretar sus palabras como amablemente clericales. Lo que es seguro es que es un poco optimista querer que quien escucha pueda encontrarles fácilmente un sentido benévolo. Si realmente lo tuviera, se agradecería más claridad.

Para ayudar nuestros lectores ofrecemos a continuación un estudio que puede arrojar luz sobre la inquietud provocadas por estas declaraciones en las personas de fe sincera: la doctrina católica más autorizada en la que podemos creer sin temor ni dudas y que nos llevará a reafirmar nuestro clericalismo, como seguidores fieles que queremos ser de Cristo, el verdadero y sumo Sacerdote.

Entra en nuestro estudio ⇒

Print Friendly, PDF & Email

2 thoughts on “¿El clericalismo es una postura ajena al cristianismo?

  1. El pecado de Judas no hizo perder la misión y dignidad de los apóstoles. Y hoy no es fácil… con la cantidad de Judas que tenemos dentro del Clero. Pero la Iglesia siempre será la Esposa de Cristo, iluminada por el Espíritu Santo. Eso sí…. curas que usan su condición para pervertir a los demás deben ser excluidos de la Iglesia.

  2. Pido perdón de antemano a los sacerdotes que llevan este blog, pero para mí es un tema delicado. Fui víctima de parte de un grupo de sacerdotes y me fue muy difícil encontrar ayuda entre los demás.

    Cuando fui a la comunidad me encontré con esto mismo: el clericalismo. No conseguía que alguien creyera lo que me había pasado, la gente prefiere seguir adulando a los sacerdotes antes que cuestionar qué es lo que están haciendo (por ejemplo con el dinero que no fue utilizado para el objetivo de la colecta).

    Por un tiempo abandoné la Iglesia, pensé que había confundido la verdadera Iglesia de Jesucristo. Gracias a un buen sacerdote conseguí volver, pero es difícil confiar y recuperar el clericalismo que yo también tenía después de mi conversión.

Comments are closed.