Ahora roban al propio Cristo…

Afirmó Francisco que “los comunistas nos han robado la bandera de los pobres”. Ahora parece que también al propio Cristo. Recordemos lo que nos enseña el Magisterio sobre el Comunismo y cómo hacen para engañar a los propios católicos…

I – La funesta doctrina comunista versus la divina doctrina cristiana
II – Sistema intrínsecamente perverso condenado por la Iglesia
III – Los sofismas del comunismo tienen por finalidad engañar a los católicos
IV – La “apertura” comunista a los cristianos es persecución inhumana
V – Socorrer a los pobres no es una bandera ideológica, sino una característica normal de la caridad de la Iglesia

Entra aquí

 

Print Friendly, PDF & Email

6 thoughts on “Ahora roban al propio Cristo…

  1. Leyendo algunos artículos en esta página he notado claramente una intención negativa en contra del Papa Francisco. No sé quién sea el encargado o encargados de todo esto. Pero quisiera comentarles lo siguiente, desde mi punto de vista, sin el afán de ofender:

    Todos en la vida cometemos errores, Jesús mismo nos dijo que el que esté libre de pecado que arroje la primera piedra.

    Prueba de ello fue el apóstol Pedro dudó y por eso se hundió en el agua al intentar caminar sobre ella. O cuando le cortó la oreja a uno de los soldados que llegaron a apresar a Jesús. Estando frente a Jesús cometió sus errores y Jesús no estuvo contándolo a todo mundo.

    De las obras de misericordia que señala la Santa Iglesia, existen dos que bien se podrían aplicar acá: una de ellas es “corregir al que yerra”. Si ustedes consideran que el Parpa Francisco se la pasa cometiendo errores en sus discursos, sería bueno enviarle una carta, visitarlo personalmente, no sé, hacer lo necesario para hacerle llegar sus inquietudes, en lugar de estar exhibiendo por las red sus “errores” sin llegar a una corrección. Sabiendo que millones de personas tienen acceso a internet, incluso nuestros hermanos protestantes que entran a esta página, se alegran de que alguien “Católico” esté tratando de poner de cabeza nuestra propia Iglesia.

    Otra obra de misericordia es “orar por los demás”. Sería excelente que en lugar de juzgar a nuestros hermanos, y de manera tan delicada al Santo Padre Francisco, mejor eleváramos nuestras oraciones para que el Señor le de mucha sabiduría y sepa guiarnos (aunque hasta el momento lo está haciendo bastante bien). ¿No sería mejor orar por él que juzgarlo?

    Tengamos en cuenta que el demonio quiere destruir a la Iglesia a como dé lugar, y si le da a la cabeza, todo el cuerpo se debilita, oremos por quien es en este momento cabeza de la Iglesia. Hay muchos intereses fuertes dentro de ella y el Papa está dando en las partes donde duele, por eso hay mucho ataque en contra de él.

    ¡Dios les bendiga hermanos, Dios bendiga a la Santa Iglesia y Dios bendiga al Papa Francisco!

    • Jose Manuel. El Santo Padre simplemente no tiene el derecho de estar cometiendo errores día y noche. Tanta reiteración o indica una intencionalidad o es que hay algo más grave… Corregir al que yerra es lo que hace esta página. ¿De verdad usted es tan ingenuo de pensar que escribiéndole una carta al Papa Francisco él va a recapacitar, coger su teléfono y hacer una llamadita a estos sacerdotes agradeciéndoles sus consejos? Al día siguiente todo arreglado, el Papa vio la luz. ¡Cuánta ingenuidad! Él tiene las enseñanzas de la Iglesia de 2000 años de las cuales es el custodio. Simplemente tiene obligación de seguirlas porque la doctrina no puede ser cambiada a su antojo. Pienso que de lo que se alegran nuestros hermanos (sic) protestantes es de ver que cada día el jefe de la Iglesia Católica hace que esta, por lo menos en su apariencia, se parezca cada vez más a lo que quiso Lutero. Y por fin, me parece que tú si que juzgas demasiado rápido dando por hecho que estos sacerdotes no oran por el Papa. Para empezar, tienen que hacerlo todos los días en la misa. Y creo que ellos no juzgan, simplemente ofrecen un contraste bastante elocuente que nos ayuda a todos en esta situación de prueba.

  2. Un simbolismo clarísimo, aunque totalmente ultraintencional…

    Cristo, una vez más, crucificado.

    Qué puede significar esto? No solamente es un tema de martirio dado por los comunistas a los cristianos del siglo XX. Indica también que cuando el idealismo hegeliano, encarnado como praxis marxista leninista en la hoz y el martillo, se encuentra con el Cristianismo, el resultado es: Cristo, de nuevo Crucificado.

Comments are closed.