¿Proselitismo? No… ¡Hagan lío!

Según el Diccionario de la Real Academia Española, “proselitismo” es “celo de ganar prosélitos”. A su vez, “prosélito” es “persona incorporada a una religión”. Desde los tiempos de Jesús, la Iglesia tuvo como primordial preocupación atraer a su seno todos los hombres para, como custodia de la plena verdad, conducirlos a la salvación. O sea, un proselitismo para el bien, en toda regla. Pero… otros métodos quizá agraden más a Dios. Veamos →